Respuesta a las 10 preguntas más comunes que se hace un entomólogo principiante

 

Introducción
      No me considero un maestro entomólogo, en este mundo de la entomología se puede aprender hasta del más inexperto aficionado, con las siguientes líneas, quiero solamente ayudar a muchos a evitar errores a la hora de introducirse en el fascinante mundo de la entomología. Los tiempos que ahora corren y las oportunidades que brinda internet para la información en cualquier campo o especialidad me han hecho pararme a pensar....¿ Y por qué no crear una web donde los cientos de aficionados, principiantes o ya entendidos a la entomología puedan obtener información útil para su pasatiempo preferido? ¿Por qué no ayudar a conseguir un permiso de captura, compra de material.......etc.? Bueno, pues de eso se trata exclusivamente esta web, algunos me tacharán de pseudo maestro, otros dirán que merece la pena, yo pienso que simplemente si un aficionado pasa un rato entretenido leyendo estas líneas y saca algunas conclusiones todo el esfuerzo habrá merecido la pena.

 

1- ¿ Cómo enfocamos nuestra pasión por la entomología ?

      Buena pregunta, si un día notamos que empezamos a buscar con la mirada en las paredes para descubrir una polilla o entre unos troncos cortados para descubrir escarabajos es que habremos despertado sin quererlo nuestro instinto de entomólogo, todos los amantes de este mundo lo llevamos innato, yo simplemente creo que unos lo despiertan con pocos años, siendo aun niños y otros comienzan con esta peculiar conducta cuando ya son adultos.


      Unos y otros, comenzamos capturando todo tipo de animalillo que cae en nuestras manos, lo llevamos a casa, lo observamos atentamente y con un afán interminable comenzamos a guardarlos en cajas, a etiquetarlos, a comprar libros que hablen de ellos, a conocer donde capturarlos, que comen sus larvas.....etc y un sin fin más de información que parece inacabable y que devoramos de libros, revistas y desde hace unos pocos años de internet.


      Esta trayectoria nos lleva a asociarnos con otros entomólogos en asociaciones o agrupaciones dedicadas a la divulgación de los artrópodos, a intercambiar experiencias y consejos y al final, sólo al final de un camino de aprendizaje hacemos una labor científica, ya que nuestra preparación como entomólogos autodidactas nos lleva a adquirir conocimientos para compartir con toda la comunidad entomológica.


      Pero desde luego, todos en nuestros comienzos nos sentimos fascinados por ver a un Papilio machaon planeando sobre una colina, en las bonitas alas de una limonera...etc.Por todo esto, no hay que tener prisas y tomarse todo este camino con mucha calma y adquirir cuanta más información mejor, y desde luego hay que enfocar, desde mi humilde punto de vista, esta afición como eso mismo, una simple afición.


      Si tratamos al año de estar involucrados en este mundillo, de escribir un artículo científico sobre insectos, creo nos habremos marcado una meta demasiado ambiciosa. Por todo ello hay que tomarse la entomología en sus inicios como un simple pasatiempo al que dedicar el máximo de tiempo que nos sea posible, pero sin tratar de descubrir un insecto a los seis meses.


      Supongo que muchos de vosotros estaréis de acuerdo con mi punto de vista y otros pensarán lo contrario, yo simplemente hago una apreciación personal que no obligo a compartir y dejo que cada cual digiera este punto a su manera.

 

Fig. 1
Figura 1

 

2 - ¿Cómo se cazan las mariposas?

      Generalmente, cuando hablamos de cazar mariposas nos referimos a las especies diurnas, en este caso el método utilizado desde los orígenes de la entomología es el cazamariposas o manga (Figura 1), este "artilugio" se utiliza a modo de raqueta de tenis y con él se capturan al vuelo todo tipo de insectos voladores, aunque como explicaré posteriormente, algunas especies de polillas o mariposas nocturnas suelen cazarse con otros métodos más indicados para ellas.


      Para cazar mariposas hay varios factores necesarios, buen tiempo, ya que la mayoría de las especies de mariposas sólo vuelan con tiempo soleado y sin rachas de viento, con lo cual, en España la temporada de caza suele reducirse desde abril a septiembre en el norte y desde enero a noviembre en el sur, aunque la mayoría de las especies más vistosas y atractivas vuelan en los meses de mayo- junio- julio, que nos encontremos en un lugar apropiado, ya que por supuesto en un jardín urbano sólo acudirán a libar el néctar de las flores ornamentales un porcentaje mínimo de las especies en vuelo y suelen ser las más comunes y la preparación y el grado de experiencia del entomólogo.


      Este último punto quizás sea el más determinante a la hora de "triunfar" o "fracasar" en nuestras batidas de caza.


      De todos modos aprenderemos a seleccionar el lugar y la época del año adecuadas para cada especie, solamente después de probar una y otra vez en un lugar y en otro, escuchar los consejos de otros colegas y regresar a casa la mayoría de las ocasiones con pocas y poco interesantes capturas.


      Los biotopos apropiados para capturar mariposas diurnas son de lo más variopinto, no creamos que un prado silvestre floreado puede ser el lugar más idóneo, algunas especies de satíridos prefieren colinas rocosas batidas por el viento, algunos licénidos se decantan por las copas de los árboles y algunas mariposas de montaña vuelan a varios miles de metros de altura, de todos modos, cuanto más apartado sea el lugar de caza y cuanto menos presencia humana exista, mucho mejor para obtener buenas e interesantes capturas.

 

Fig. 2  Fig. 3
Figuras 2 y 3

 

3 - ¿Cómo se cazan las mariposas nocturnas?

      Si las mariposas diurnas se cazan de una en una, a golpe de manga (Figura 1) y a veces persiguiéndolas en plena huida, en las especies de vuelo nocturno, el estilo varía considerablemente y personalmente encuentro mucho más fascinante y espectacular la caza nocturna por toda la parafernalia que la rodea.


      Se pueden cazar mariposas nocturnas durante casi todo el año, hablamos de la Península Ibérica desde luego, y sobre todo en la franja que va desde marzo hasta octubre.


      Podremos capturar geométridos y noctuidos en las más frías y desapacibles noches de invierno y esfíngidos, lasiocámpidos, satúrnidos...etc, desde la primavera hasta mediados de agosto y septiembre. Pero como ocurre con los ropalóceros, los meses de junio y julio son los más apropiados.


      Los métodos a utilizar son muy variados y cada cual escoge el que cree más oportuno, pero de lo que no hay dudas es de que los insectos sienten una especial atracción por los componentes ultravioletas de las lámparas de vapor de mercurio, yo utilizo luz negra de tubos actínicos (Figura 2), otros cazan con grandes bombillas de luz blanca, la cual también sirve, aunque la luz ultravioleta atrae más variedad y cantidad de especies. También se pueden aprovechar los efectos de las lámparas del tendido urbano y sobre todo a mi me dan unos resultados magníficos las luces de las gasolineras, las ferias ambulantes y las verbenas de verano, aunque tenga que aguantar las caras de asombrados de los que me ven subido a las farolas...etc.


      Generalmente se utiliza la "trampa de luz" (Figura 3), aprovechando el efecto "pantalla" de una sábana extendida o cualquier superficie blanca cuando la luz incide sobre ella. Yo aprovecho cualquier rama de árbol para extender mi sabana blanca, que sujeto a la misma con pinzas para la ropa y al suelo con algunas piedras o troncos, sobre todo si hace algo de viento, que por norma general suele estropearnos la jornada de caza. Acto seguido cuelgo unas bombillas frente a la misma, a una distancia de unos 40 centímetros y espero que caiga la noche.


      A medida que va oscureciendo podemos ir observando como van entrando en la trampa las distintas especies y familias de heteróceros, desde el crepúsculo más temprano hasta altas horas de la madrugada, pero generalmente desde las diez de la noche a las cuatro de la mañana.


      Este método de caza es muy fácil de usar, es bastante económico y suele dar unos resultados magníficos si nos encontramos en el lugar y en la fecha apropiada, ayudándonos a hacer con unos pocos años de seguimiento un listado de especies muy completo de un lugar determinado.


      Existen otros métodos de captura de mariposas nocturnas, como las ligamazas o las mieladas, que no son más que mezclas de azucares y frutas fermentadas, mezcladas con vino, ron, cerveza...etc, hervidos y extendidos posteriormente en troncos de árboles, vallas, postes de teléfono a las horas crepusculares, para ir visitándolos posteriormente con una linterna durante la noche.


      El otro método de captura es el uso de las feromonas de una hembra virgen, que se mantiene en una cajita con aberturas o una jaulita y que va atrayendo a los machos de la misma especie, pero estas dos últimas modalidades sólo funcionan con unas pocas familias de heteróceros, como satúrnidos y lasiocámpidos y a mi me gusta más la clásica trampa de luz (Figura 4), que atrae a casi todas las especies y sexos, incluso a otros órdenes de insectos.

 

Fig. 4
Figura 4

 

4 - ¿Por qué cazamos las mariposas?

      Esta pregunta es quizás la más controvertida en tanto en cuanto algunos pensarán qué atravesar un insecto con un alfiler es un crimen o que todos los animales merecen estar en el campo corriendo y volando...etc,....etc.


      Yo respeto todos los puntos de vista, como entomólogo amateur desde hace más de veinte años, creo que ni todos los entomólogos del mundo cazando mariposas al mismo tiempo durante diez años seguidos serian capaces de acabar con el 0,5 por ciento de los lepidópteros del mundo, por lo tanto, entrar en el debate de si esto es "legal" desde un prisma moral y ético lo dejo a elección de cada uno.


      Los años de experiencia me han enseñado que merece más la pena luchar por enseñar a la gente a admirar la belleza de los pequeños animales y todas las criaturas que se arrastran a atemorizarse por ver como alguien las clasifica ya muertas en una caja de madera y sentir pánico o asco por ver una simple cucaracha correr por el suelo.


      Recordemos que sin las especies recolectadas hasta la fecha para tenencia en museos y colecciones privadas, como la mía, no se habrían catalogado ni clasificado las especies existentes, por el contrario no sabríamos si estas especies siguen existiendo, han existido alguna vez o han desaparecido para siempre.


      Por ello creo que la "recolección" con fines didácticos, de investigación y no lucrativos tiene y debería seguir teniendo en el futuro, siempre que se haga respetando la legislación vigente, el respaldo de toda la sociedad y en especial de las instituciones científicas.


      Y voy más allá, creo que los organismos competentes a la hora de facilitar permisos de captura deberían agilizar mucho más los trámites para proporcionar los mismos a entomólogos, siempre que una sociedad entomológica los apadrine y no como ocurre en muchas comunidades, que simplemente se deniegan por razones totalmente desproporcionadas y rozando una postura de ignorancia total.


      Si mostramos al mundo las maravillas que esconde una selva ecuatorial, y explicamos que esas maravillas están a punto de desaparecer estamos contribuyendo desde luego a preservar los esos habitats.


      Esto por supuesto no es mucho más que una simple apreciación personal, que nadie debe sentirse obligado a compartir, si así lo desea

 

Fig. 5  Fig. 6
Figuras 5 y 6

 

5 - ¿Qué material necesito para empezar?

      El material para empezar a adentrarse en este maravilloso mundo de la entomología es facil de conseguir y de fabricarse, aunque también se puede comprar si se dispone de algo de dinero extra.


      Una red o cazamariposas (Figura 1) viene a costar en el mercado unos 30 euros, incluyendo mango telescópico, malla de tul y aro plegable de aluminio, (Figura 5) pero se lo puede fabricar uno mismo si buscamos estos materiales y tenemos algo de ingenio, aunque el mango sería fijo en este caso.


      Una bolsa o mochila para llevar todos los utensilios al campo con varios compartimentos es necesaria.


      Una jeringuilla de insulina con la aguja muy fina para inyectar el veneno en las grandes especies, yo suelo utilizar acetato de etilo, amoniaco..etc, una cajita separada en dos compartimentos, para llevar los triángulos y sobres de papel para introducir las capturas, dejando el otro compartimento para los triángulos vacíos, alfileres entomológicos, (Figura 6) ya que otros no sirven, son muy gruesos y se oxidan con el tiempo y por último algunos tarros de cristal a modo de envenenar las grandes capturas con gases de acetato de etilo, disponible en cualquier comercio especializado, si no lo encontráis, la acetona de quitar esmalte de uñas hace el mismo efecto

 

Fig. 7 Fig. 8
Figuras 7 y 8

 

      Con esto ya podemos salir al campo, una vez que regresemos a casa con las capturas, necesitaremos varios extendedores (Figura 7) que nos los podemos fabricar con unas planchas de madera de balsa o de corcho con distintas medidas en la ranura central para las distintas medidas de tórax y papel vegetal en tiras para sujetar las alas a los extendedores. La madera de balsa se compra en las tiendas especializadas en modelismo. Los extendedores constan de tres cuerpos, uno central, hueco, que se rellena de cualquier material para clavar los alfileres, corcho, emalén, balsa...etc.y dos cuerpos laterales, ligeramente inclinados hacia la ranura para reposar las alas de los lepidópteros, un extendedor viene a costar unos 12 o 15 euros en el mercado, para empezar yo aconsejo comprar un par de ellos y luego fijándonos en el diseño hacernos los demás.


      Luego necesitaremos unas cajas entomológicas con tapa de cristal (Figura 8) para clasificar las especies y conservarlas, si tenemos mano podemos hacerlas nosotros, o mandarlas hacer a un carpintero, o también comprarlas en las tiendas especializadas en entomología y ya para terminar algunas guías de ayuda a la clasificación disponibles en cualquier buena librería.


      Además estas guías suelen incluir un apartado explicando el proceso de preparación de las especies con algunos dibujos. Por último, unos cristales de paradiclorobenceno (naftalina), ayudarán a preservar las colecciones de destructores y parásitos.


      Con esto y una buena dosis de ánimo e ilusión, os garantizo que os faltará tiempo libre para dedicarle a esta afición.

 

6 - ¿Cómo se preparan los especímenes?

      En este apartado, las explicaciones, las fotografias, los consejos...etc, no sirven de nada, sólo una buena dosis de paciencia y muchas, muchas horas de trabajo garantizan una técnica esmerada a la hora de montar mariposas (Figura 7).


      Hay que romper y estropear muchas mariposas antes de disecar la primera perfecta, yo aconsejo un cursillo rápido con unas pocas mariposas comunes antes de atreverse con especies más interesantes y valiosos, no quiero decir con esto que tengamos que estropear queriendo algunas colias croceus, si tenemos la habilidad suficiente para no hacerlo, pero es preferible romper el ala o las antenas de estas que de una apatura iris, por poner un ejemplo.


      Generalmente, yo preparo mis especímenes capturados cuando aun están blandos y no presentan el "rigor mortis", con lo que nada más llegar de caza, lo primero que hago después de una ducha relajante es sentarme un par de horas en mi mesa de trabajo y montar los especímenes uno por uno, a cada uno dedico su tiempo y desde luego no hay que ir con prisas si se quieren buenos resultados, sobre todo con ejemplares pequeños.


      Hay tantas técnicas de montaje como entomólogos, pero yo voy a explicar la mía en pocos pasos, para que hasta el más inexperto lo entienda

 

Fig. 9  Fig. 10
Fig. 11 Fig. 13  Fig. 14
Figuras 9, 10, 11, 12 y 13

 

      Lo primero que hago es coger por el tórax con los dedos pulgar e índice al ejemplar, con la delicadeza suficiente para no desprender el fino bello que lo recubre y estropearlo, clavo un alfiler entomológico (Figura 9) apropiado al tamaño del tórax por el centro de este, perfectamente perpendicular y en ángulo de 90 grados al mismo, dejo un tramo de 1/3 (Figura 10) del alfiler por encima del cuerpo y el resto por debajo de la mariposa, acto seguido, la coloco (Figura 11) en su extendedor (Figura 7) , perfectamente centrada en la ranura y de manera que las alas reposen a la misma altura que las baldas de madera, con ayuda de una aguja enmangada, pinza suave o la parte superior del dedo índice conduzco el primer par de alas, (Figura 13)yo suelo empezar por el izquierdo, hacia la posición adecuada, que suele ser el margen interno del ala superior en ángulo de 90 grados con el cuerpo del insecto y el ala posterior ligeramente separada del mismo, repito la acción con el lado derecho, (Figura 14) procurando siempre que el cuerpo, o sea el eje de la mariposa, este siempre centrado en la ranura del extendedor, ya que es muy posible que se mueva hacia donde llevamos las alas, para lo cual nos ayudaremos con unos alfileres a modo de que éste quede inmovilizado. Todo este proceso que yo reduzco aquí lo máximo posible debe ser muy minucioso y atento, de modo que ni la más mínima escama debe ser retirada accidentalmente de las alas por un movimiento brusco, la presión de los alfileres debe ser siempre sobre la tira de papel vegetal transparente y alrededor del contorno de las alas.


      Una vez que las alas están perfectamente colocadas en posición, paso a las antenas, (Figura 15) que deben estar paralelas con el margen interno del ala superior (Figura 16) y el abdomen en perpendicular a la base de la ranura del extendedor.(Figura 17)

 

Fig. 15  Fig. 16
Fig. 17 Fig. 18
Figuras 14, 15, 16 y 17

 

      Una a una hay que ir montando a todas las mariposas, generalmente entre cuatro y seis por extendedor dependiendo de su tamaño.


      Una vez finalizado el proceso, (Figura 18) yo dejo secar las capturas alrededor de 30 días para asegurarme que están completamente secas, ya que si el proceso de secado no es el suficiente las alas se moverán a su posición natural y perderán valor las capturas, desde un punto de vista estético.


      Ahora vamos a ver que pasa si las mariposas las montamos cuando ya están secas, recibidas de un intercambio, compradas...etc.


      Lo primero que hay que hacer es tratar de que el cuerpo de la mariposa vuelva a tener un punto de relajación tal que nos permita trabajar sin dañar sus miembros, colocamos en una sandwichera de plástico hermética (Figura 19) de tamaño medio, que nos permita "relajar" en su interior (Figura 20) un número determinado de mariposas, los especímenes deseados.


      O bien sacamos las mariposas de sus triángulos de papel, (Figura 21) o bien las introducimos en el "reblandecedor" (Figura 20) dentro de los mismos, un tiempo prudencial de al menos 24 horas y un máximo de 72. Dentro de la sandwichera habremos colocado previamente varias capas de papel celulosa con unas cuantas gotas de agua en el fondo de la misma, mucho ojo con esto, solamente se trata de conseguir un ambiente húmedo, no bañar a la mariposa, la última capa debe estar completamente seca, se introducen unos pequeños cristales de paradiclorobenceno para evitar la aparición de hongos y se deja cerrado un mínimo de 24 horas, que iremos revisando periodicamente para ver si los especímenes están listos para su montaje, lo cual es sencillo si podemos mover a placer las antenas y las patas.(Figura 22)


      Algunos ejemplares, dado su tamaño, o el tiempo que llevan sin preparar, incluso décadas necesitarán una ayuda extra para favorecer el reblandecimiento de sus tejidos conjuntivos internos, con lo cual con una pequeña jeringa de insulina, inyectaremos unas pocas gotas de agua tibia en el tórax, (Figura 23) justo debajo de la unión de este con las alas, tras unos minutos estarán como recién capturadas.

 

19  Fig. 20

Fig. 21

Fig. 22  Fig. 23
Figuras 18, 19, 20, 21 y 22

 

      Vuelvo a repetir que todo este proceso es muy subjetivo de realizarse de muchas maneras, pero creo que esta es la más fácil para los que empiezan, aunque desde luego, yo prefiero preparar los especímenes recién capturados que hacerlo ya secos, la calidad que se obtiene una vez finalizado el proceso es perfecta.


      Cuando capturo los ejemplares y al día siguiente los voy a preparar, incluso ni los introduzco en triángulos, sobre todo los heteróceros, los pincho directamente en el lugar de captura clavándolos en mi caja de caza, que para que nos entendamos es como una caja entomológica pero con los dos fondos de emalén o corcho y sin tapa de cristal. De ese modo llegan a casa al día siguiente listos para pasar al extendedor y evito tener que tocarlos para clavarlos en el alfiler.


      Hay quién pre-prepara los especímenes en extendedores en su lugar de captura y a su vez guarda los extendedores en unos maletines fabricados a tal efecto que permiten albergar varios de ellos, con lo cual digamos que las mariposas comienzan su secado directamente en el lugar de su captura, esto quita tiempo para cazar pero ahorra en la preparación y si estamos en un lugar muy cálido donde los ejemplares secan una vez muertos en un par de horas es un adelanto, en fin, sobre trucos no hay nada dicho aun.

 

7 - ¿Cómo puedo obtener un permiso de captura?

      Bueno, esto a priori parecerá más complicado de lo que en realidad es, quiero decir, alguien que se aficiona a la entomología en realidad no se para a pensar que necesita un papel para salir al campo a cazar mariposas, pero es así, hace falta.


      Debemos empezar por pertenecer o hacernos socios de alguna de las sociedades entomológicas que existen en España, así a simple vista, puedo recomendar en el tema de permisos a la Sociedad Entomológica Aragonesa, a SHILAP, a la Sociedad Andaluza de Entomología, y un largo número de ellas repartidas por toda la península.


      Ser socio y pagar la cuota anual de alguna de estas sociedades conlleva el derecho a la obtención, al menos, del permiso de captura para la comunidad que dicha sociedad representa. Con esto, la Sociedad Entomológica Aragonesa, me viene proporcionando un permiso de captura para lepidóptera y coleóptera para la comunidad de Aragón año tras año, facilitando así la labor de cientos de entomólogos en toda España.


      Al finalizar el año, hay que enviar una lista con las capturas realizadas y su número aproximado a la consejería de medio ambiente, medio natural, o como se le llame en cada región, permitiéndose un máximo de 2 parejas de insectos protegidos en dichas capturas por año, quedando por tanto un registro de capturas de todos los aficionados "censados" para cada comunidad.

 

8 - ¿ Donde puedo comprar el material necesario?

      Existe una web en España dedicada a la comercialización de todo lo que nos haga falta para la entomología, desde unos alfileres, pasando por un cazamariposas, hasta productos de laboratorio para extraer genitalias, etc. www.entomopraxis.com


      En este sitio web hay un buén apartado de libros de todos los órdenes de insectos y algunos muy difíciles de encontrar, hay por cierto algunos para la iniciación a la entomología.


      Existen otros particulares, repartidos por España que se dedican a vender todo lo necesario para la entomología, si alguien necesita más detalles que me mande un e-mail y le daré los números o e-mail gustosamente.

 

9 - ¿Cómo reconozco y clasifico las mariposas?

      Generalmente, las mariposas suelen clasificarse o separarse mejor dicho en dos grupos, diurnas y nocturnas, unas suelen volar de día, a la luz del sol y las otras gustan de volar de noche.


      Las mariposas diurnas, propiamente dichas se denominan Rhopalóceros, del griego, antenas en forma de maza, por la forma que tienen sus antenas acabadas como una maza, las nocturnas o Heteróceros, deben su nombre también al griego, varios tipos de antenas, ya que suelen tener las mismas de muchas formas, finas y largas, cortas y plumosas...etc.


      Pero claro, no todo iba a ser tan fácil, hay mariposas que aun teniendo una actividad diurna son heteróceros y comparten las flores con los ropalóceros en los días más soleados, del mismo modo que en alguna trampa de luz he llegado a capturar algunos ropalóceros.


      En general, en cualquier librería medianamente digna de llamarse así, se pueden encontrar algunas guías, sobre todo de la marca omega, sobre mariposas diurnas, nocturnas y orugas de las mismas, sin complicarse mucho la vida, con estas guías ya tenemos un largo camino recorrido.


      En entomopraxis se pueden encontrar multitud de títulos especializados en familias, géneros de lepidópteros...etc, pero yo a los principiantes les recomiendo empezar por distinguir a un piérido de un ninfálido posado o en pleno vuelo o a un esfíngido de un satúrnido....etc.


      No he querido dejar pasar por alto el apartado de clasificación y he incluido una mini guía de las familias más representativas de lepidópteros de España, sus características morfológicas principales y algunos apuntes sobre ellas, con fotos de las especies más comunes de encontrar en una salida al campo, dejando a un lado por creerlo innecesario los microlepidópteros.

 

10 - ¿ Cual es la mejor manera de realizar una buena colección de insectos ?

      En realidad los años de experiencia en este mundillo me han enseñado que todos los entomólogos disfrutan casi más cazando las mariposas en el campo que observándolas después en vitrinas o cajas de colección, por el mero hecho de compartir con la naturaleza un rato y respirar aire fresco en el campo, por la incógnita de lo que aparecerá volando y por un montón más de sensaciones inexplicables si no eres entomólogo.


      Con ello, las capturas a las que más valor doy en mi colección son a las que yo mismo he realizado, ya sea en España u otros países, porque siempre recordamos la anécdota de cómo y donde la capturamos, yo capturé mi primera catocala negra, Mormo maura, en un árbol a tres metros de altura y me caí de él con la mariposa en un frasco de cristal de la emoción, intuyo que a la mayoría de vosotros os sucederá lo mismo.


      Por ello yo siempre recomiendo salir al campo o al bosque antes que comprar las mariposas, pero desde luego es bastante complicado hacerse con unas Morpho o unas Ornithoptera cazándolas uno mismo, sobre todo si no tenemos el capital necesario para cazarlas en sus países de origen.


      Para esto los intercambios son fantásticos, hace décadas o algunos pocos años atrás sin ir más lejos, intercambiar ejemplares con un entomólogo sudamericano o asiático en menos de dos semanas era imposible, hoy día a través de internet encontramos cientos de aficionados en foros dispuestos a cambiar sus mariposas por otras de nuestro país. Logicamente esto conlleva un cierto riesgo de engaños y timos, pero por norma general los resultados son bastante satisfactorios y a la vuelta de pocos años podemos tener un contacto de garantías en cada país.


      Por último, tenemos la compra de mariposas en distribuidores, que es la última que yo escojo para mi colección pero a la que no hay más remedio que recurrir a veces para adquirir ciertas especies poco habituales, suelen ser caros y además algunos no poseen los permisos legales de tenencia de ciertos ejemplares como ocurre con el género Ornithoptera y que hay que evitar siempre que se pueda la estafa o el engaño, solicitando previa compra los documentos CITES si se requieren y si este no los posee no comprar el material.


      Luego están en menor parte los regalos de otros entomólogos, que dependiendo del grado de afectividad o amistad que logremos obtener con otros aficionados, nos veremos recompensados de mayor o menor manera con obsequios de ejemplares para nuestro mini museo personal.


      Yo soy de los que aplico una teoría, si das cuando tienes, alguna vez te pueden tomar el pelo, pero generalmente recibes mucho más al final y de hecho esto se trata sobre todo de una afición, pues si olvidamos esto y el querer hacer amigos y ser respetuosos con la naturaleza, dejaremos de obtener una satisfacción añadida a la larga y un montón de amigos, por el contrario nos cansaremos y aburriremos rapidamente. Yo simplemente realizo los intercambios basándome en un principio de "no valorar" en demasía el material, esto es ..."Te mando uno de esto y otro de aquello.........Quiero que me mandes esto y esto otro y esto otro...." Esto es un error, yo mando una caja con el material solicitado y me da igual, si me mandan una más o una menos o dos más o dos menos.

Actualizado (Jueves, 15 de Octubre de 2009 15:29)